CURA CON ORTIGAS.



La ortiga (del latín 'urtica' ) es el nombre común de las plantas del género Urtica, de la familia de las urticáceas. Todas ellas caracterizadas por tener unos pelos urticantes que liberan una sustancia ácida que produce escozor e inflamación en la piel. Es una de las "malas hierbas" más habituales, bien conocida por sus cualidades urticantes. Antiguamente se conocía también como "la hierba de los ciegos", pues hasta éstos la reconocen con solo rozarla. Es una de las plantas que más aplicaciones medicinales posee.

Es en primer lugar DEPURATIVA DE LA SANGRE Y DIURETICA, y un excelente remedio en las enfermedades siguientes:

afecciones de la piel, caspa, caída de cabello, reumatismo, gota, atrofia consuntiva, úlceras intestinales, anemia, hidropesía, hemorroides, enfermedades de los riñones, mucosidad de la garganta, de los órganos respiratorios y pulmones, en catarros de los órganos respiratorios, catarro intestinal, diarrea, disentería, urticaria crónica, abscesos al estómago, asma, tuberculosis pulmonar, corea o baile de San Vito, nefrorragias, flujo hemorroidal, metrorragia, neumorragia, hemorragias de la nariz, sangre en la orina, etcétera.
Tiene un alto contenido de calcio, hierro, silicio, magnesio, sodio, azufre. En cuanto a su contenido de calcio y hierro, sobrepuja todas las demás hierbas y plantas.

La ortiga es también un remedio eficaz contra la malaria.

La ortiga puede ser preparada y usada de las maneras más distintas, como también las otras hierbas silvestres, que sirven para comer:


1) Los gajos y hojas tiernas se preparan en ensaladas, mezclándolas con lechuga y otras hierbas silvestres y verduras.

2) Estofadas, cocidas y fritas, solas o con otras hierbas silvestres y verduras.


3) Como jugo fresco exprimido, que siempre es preferible, porque contiene todas las sustancias nutritivas y curativas.

4) Como té crudo, que se obtiene cortando hojas jugosas (también gajos jugosos, si se quiere); éstos se remojan durante la noche en agua fresca colándolo a la mañana siguiente, luego se toma cada hora 2 a 5 cucharadas como medicina cruda natural. De la misma manera puede tomarse también el jugo crudo exprimido, si no se prefiere beberlo de una sola vez, o a la mañana y a la noche.

La medicina natural obtiene un efecto mejor aún tomándola en pequeñas cantidades y a menudo, cada media hora o cada hora, pues este procedimiento se iguala a un ataque concéntrico sobre el centro de enfermedades, las cuales tienen que rendirse por fin, justamente como una piedra grande, que bajo la fuerza que obra concéntricamente, va ahuecándose con el tiempo a causa de las gotas de agua que van cayendo regularmente sobre ella.
 cuidavida.

5) En infusión: Se vierte el agua hirviendo sobre la hierba fresca o seca, se tapa bien y se deja reposar así unos 10 minutos, más o menos, después se cuela.
6) Como té cocido; en cuanto a la preparación de los té, etc., vea “Preparación de las hierbas medicinales” y “Como se recogen, preparan y aplican las hierbas medicinales”
7) Ortiga pulverizada para condimentar sopas y otras comidas es muy nutritiva y saludable.

El procedimiento para conseguirla es fácil: hojas bien secas se trituran de cualquier manera muy finamente, como se pueda, y el condimento natural y agradable está listo para sazonar cualquier comida.

En el tiempo en que abundan ortigas, y especialmente cuando son tiernas, es conveniente hacer una cura con su jugo. El efecto que tienen sobre la salud, se manifestará pronto de una manera sorprendente.



Hojas de ortigas secas, bien trituradas, sirven en el invierno para sazonar las sopas y otras comidas. Ellas regularizan la digestión y combaten muchos malestares.

Las sales minerales que contiene la ortiga hemos mencionado ya al principio; tocante a las vitaminas, es rica especialmente en vitamina “A”, que tiene un gran influjo sobre la edificación favorable del cuerpo, de todo el organismo y del crecimiento en general.

El que quiere depurar, vivificar, reedificar y curar su sangre, tiene que tomar el jugo de esta hierba.

Si falta hierro en la sangre, o el que es pobre en sangre, tiene en la ortiga y en su jugo un medio para combatir estos males.

La ortiga es también muy diurética; ella expulsa del cuerpo toda clase de impurezas, por consiguiente, no ha de faltar en ningún hogar, considerando el hecho de que el cuerpo humano está siempre expuesto a recargarse de sustancias extrañas por el falso modo de vivir de la humanidad de hoy.

Es necesario mencionar además que la ortiga (también la raíz) es un excelente remedio, por su rico contenido de calcio, silicio y hierro, etc., en tuberculosis, asma, hidropesía, etcétera.

La ortiga calma además cualquier clase de hemorragia, de los pulmones, riñones, del intestino, de la vejiga, etc., orina con sangre, absceso al estómago y a los intestinos, etcétera.


La ortiga combate eficazmente todas las clases de úlceras, abscesos, interior y exteriormente, impurezas de la piel, etcétera, no importa qué nombres les dan los hombres.

De ahí proviene que la ortiga puede ser empleada interior y exteriormente en forma de compresas con el cocimiento de la hierba (té), lo mismo la hierba cocida como cataplasmas directamente sobre la erupción de la piel, úlceras, hinchazones, etcétera.

Hasta las hojas tiernas de ortiga, que no pican, después de haberlas lavado, pueden emplearse para cataplasmas y vendajes. El éxito con la hoja fresca será mayor aún.

Los que sufren de reumatismo, gota, diabetes, cálculos biliares, etc., deben hacer cada año una cura con ortigas.

Que la ortiga, especialmente el cocimiento en su raíz, es un medio eficaz contra la caida del cabello y quita la caspa, es suficiente comprobado.

Por consiguiente es un buen medio para fomentar el crecimiento del cabello.

  CURA CON ORTIGAS

En realidad ya está contestada esta pregunta. Hemos explicado detalladamente siete modos distintos de emplearla. Cada cual debería hacer todo lo posible para consumir ortiga de una u otra forma cada año.

Sin embargo, para hacer una cura temporal recomendamos la estación de la primavera cuando hay ortigas frescas y tiernas.

Se le extrae el jugo mediante la máquina exprimidora o se la licua con un poco de agua.

Cada hora se toma 2 a 5 cucharadas del jugo fresco, pero no en el tiempo de la comida.
 O cada día 2 pocillos en ayunas



Durante la cura se aconseja comer cada día puré de papas.


http://saikualternativo.blogspot.com.ar/


SAIKU


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha


1 comentario:

  1. Muchas gracias por toda tu valiosa información, ya que hasta ahora solo conocía que los beneficios se podían obtener a través del te de ortiga y no que había otras formas de prepararla. Saludos!

    ResponderEliminar