POSTURAS QUE SANAN.





La postura o asana del camello (Ustrasana) intenta realizar una torsión de la espina dorsal pero en sentido inverso, o sea hacia atrás, en lugar de hacerlo de forma natural hacia delante.

Esta postura es de nivel medio-avanzado y ejerce una enorme influencia sobre la espalda y sobre la zona lumbar, la cual será la que soporte toda la tensión del esfuerzo mientras vamos logrando dicha postura.



 Hay que señalar que en la postura del camello inicialmente el peso del cuerpo recae sobre las rodillas, por lo que debemos tener debajo esa superficie acolchada para evitar apoyarnos directamente sobre el piso.


 Nos ponemos de rodillas y separamos los pies y las rodillas más o menos al ancho de la cintura, la separación correcta se lograra con la practica y dependerá del grado de flexibilidad que poseamos y desarrollemos.

Luego muy lentamente nos vamos inclinando hacia atrás, pero no intentando sentarse, sino intentando hacer un arco con la espalda.

Echamos lo más que podamos la barriga hacia delante, mientras que inclinamos la cabeza y los hombros hacia atrás intentando mientras tanto con una mano agarrar el talón del pie correspondiente. O sea si iniciamos primero con la mano izquierda, tomaremos primero el talón izquierdo.

Para ayudarnos, tocemos un poco el tronco hacia la parte izquierda en este caso.

Vamos lentamente arqueando la espina dorsal, a la vez que relajamos los músculos de la espalda, del cuello, los hombros y la cintura.

Luego de haber atrapado el primer talón (es un buen ejercicio encontrar el primer talón sin verlo), con el otro brazo intentamos atrapar el otro. Una vez que logramos tener ambos talones sostenidos, comenzamos a utilizarlos como apoyo para ampliar el arco invertido de la espalda.

Esto favorece enormemente el fortalecimiento de los músculos de los muslos y de la pantorrillas.

Vamos inclinando cada vez mas la cabeza hacia atrás con el consiguiente esfuerzo en la zona del cuello y cervical. Lo cual estimula y favorece dicha región.

Permanecemos en dicha postura entre 10 y 20 segundos.

Entre los beneficios que aporta esta asana esta la evidente influencia sobre nuestra columna vertebral, sobre los músculos de la espalda, los muslos, las pantorrillas, el cuello, la zona cervical y las rodillas.

Nos desarrolla enormemente el equilibrio ya que debemos hacer esfuerzos sin poder mirar hacia atrás o hacia donde están los diversos puntos de apoyos, como el caso de los talones y de las rodillas.

Nos obliga a armonizar muchas partes del cuerpo para poder lograr dicha postura, ya que solo la debida sincronización entre las partes hará posible lograrla

Esta ya es una postura de nivel medio – avanzada y se requiere previamente que nuestro cuerpo se vaya flexibilizando y armonizando con otras mas simples, pero pueden intentarla pues aunque no logren desarrollar todo el arco, al menos en el intento recibirán muchos beneficios que a su vez les permitirán realizar las otras posturas. 







Siéntese con las piernas extendidas hacia el frente. Doble las rodillas, con los pies planos en el suelo, y luego deslice el pie izquierdo debajo de la rodilla derecha hacia la cadera derecha. Cruce la rodilla derecha sobre la izquierda, llevando el pie derecho hacia la cadera izquierda. Mientras exhala, levante el brazo derecho hacia la derecha, paralelo al suelo. La palma de la mano va hacia arriba, y mientras exhala, lleve el brazo derecho detrás del torso de tal forma que los antebrazos descansen en la espalda baja. Mueva los antebrazos hacia arriba, permitiendo colocarse paralelo a la espina. Mientras inhala, levante el brazo izquierdo hacia la izquierda con la palma de la mano hacia arriba. Doble el codo y tómese de la mano derecha si es posible. También puede utilizar un accesorio para ayudarse. Mantenga la posición y repita con el otro lado.

Beneficios:

Esta posición estira los hombros, axilas, pecho, triceps, caderas, muslos, tobillos y espalda.
También abre el pecho.
Es grandioso para reducir el stress!




Beneficios

*Estira suavemente las caderas, los muslos y los tobillos.
*Relaja el cerebro y ayuda a disminuir el estrés y cansancio.
*Disminuye el dolor de espalda y cuello cuando se hace con la cabeza y el torso apoyados.



Por lo general, no respiramos de manera consciente y completa hasta la parte posterior del torso. Balasana brinda una excelente oportunidad para hacerlo. Imagina que cada inhalación está “encorvando como bóveda” la parte de atrás de tu tronco hacia el techo, alargando y ensanchando la columna vertebral. Después, con cada exhalación relaja el torso un poco más en la inclinación.


Contraindicaciones y Precauciones

*Diarrea.
*Embarazo.
*Lesión de rodilla.


http://saikualternativo.blogspot.com.ar/


SAIKU


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.



Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

2 comentarios: