LA DEMENCIA SENIL SE EVITA CON UNA VIDA SANA


Resultado de imagen para la demencia senil tiene cura

La demencia es una enfermedad de naturaleza progresiva que, por desgracia, causa un deterioro significativo de las funciones cerebrales.

Su aparición interfiere en la habilidad de la memoria, el pensamiento y un sinfín de capacidades que están reguladas por la química del cerebro.

Muchos de los casos tienen que ver con cuestiones genéticas y cambios propios de la edad, aunque también ocurre como consecuencia de otras enfermedades.

Si bien la medicina ha desarrollado muchas técnicas para sobrellevarla, en la actualidad continúa siendo uno de los síndromes que más dependencia produce en los ancianos.

Debido a esto, muchos expertos en el tema vienen recomendando una serie de prácticas que, por sus efectos a nivel cerebral, podrían ayudar a reducir el riesgo de padecerla.

A continuación queremos compartir en detalle las 6 más importantes para que empieces a ponerlas en práctica cada día.


1.       Realizar actividad física
El ejercicio físico es una de las medicinas preventivas más efectivas contra la demencia y otros problemas cognitivos que aparecen con la edad.

Esto se debe a los beneficios que brinda sobre la circulación y la salud cardiovascular que resultan determinantes para un óptimo funcionamiento del cerebro.

Sugerencias
Procura realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio al día.
Diseña un plan de entrenamiento que combine los ejercicios cardiovasculares con actividades de fuerza.

2. Dejar de fumar
Las personas que fuman, o aquellas que están expuestas de forma constante al humo del cigarrillo, tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia que reducen al máximo la calidad de vida.

Evitar el tabaquismo y adoptar un plan de desintoxicación del cuerpo podría ser determinante para evitar estas graves consecuencias.

Sugerencias
Si haces parte del grupo de personas que fuman, procura adoptar estrategias para romper con este mal hábito antes de que afecte tu salud.
Para evitar fumar, consume infusiones para la ansiedad y mantén tu mente ocupada en otras cosas.

3.     Realizar una lectura diaria
El hábito de leer es una de las mejores formas de entrenar y fortalecer el cerebro para evitar el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.
Al hacer una lectura se activan funciones importantes para la memoria y, de paso, se potencia la creatividad y otras habilidades cognitivas.

Sugerencias
Lee artículos de interés en tus ratos libres.
Comienza a leer un libro que te llame la atención.
Disfruta de una lectura cada noche antes de ir a dormir.

4. Hacer actividades que desafíen el cerebro
Las actividades que desafían al cerebro son un gran ejercicio para fortalecer la memoria, el pensamiento y muchas otras funciones de este importante órgano.

Resolver problemas matemáticos, jugar con acertijos o hacer otras actividades que impliquen pensar puede disminuir el riesgo de pérdida de la memoria durante la edad adulta.

Sugerencias
Resuelve crucigramas, sudokus o cualquier juego de estrategia.
Realiza operaciones matemáticas.
Aprende un idioma nuevo.
Escribe sin levantar el bolígrafo o lapicero de la hoja.

5. Adoptar una alimentación saludable
La alimentación desempeña un papel muy importante en la salud del cerebro y, aunque muchos suelen ignorarlo, los nutrientes que se obtienen a través de esta son determinantes para un buen funcionamiento del mismo.

Consumir alimentos sanos, ricos en antioxidantes y nutrientes esenciales ayuda a mantener una correcta oxigenación celular y, por ende, una regeneración continua.

Las comidas ricas en grasas saturadas, azúcares y otros añadidos industriales pueden acelerar el desgaste de las funciones cognitivas.

Sugerencias
Diseña un plan de alimentación controlado en calorías, con abundante contenido de frutas y vegetales.
Incrementa el consumo diario de agua y bebidas saludables.
No olvides aumentar las fuentes sanas de aminoácidos esenciales y carbohidratos complejos.
Consume alimentos ricos en ácidos grasos omega 3.
Evita las comidas industriales y ricas en sal.
Visita este artículo: 7 alimentos saludables que puedes comer todos los días

6. Disfrutar del entorno social
Las relaciones sociales estimulan de forma constante la actividad cerebral y, debido al bienestar que producen, son determinantes para evitar la demencia durante la vejez.

Mantener activo un grupo de familiares, amigos o personas cercanas ayuda a trabajar la memoria y, a su vez, evita el aislamiento y la depresión.

Sugerencias
Pasa el tiempo libre con tus personas más allegadas.
Realiza planes divertidos con tus amigos o familiares.
Establece conversaciones sanas cuando te sientas triste o deprimido.
Todos los hábitos aquí mencionados son un gran apoyo para mantener el cerebro activo y fuerte a pesar del paso de los años.




No hay comentarios:

Publicar un comentario