PROGRAMA ANTIVEJECIMIENTO NATURAL.

Resultado de imagen para ANTIENVEJECIMIENTO NATURAL.


Los PGAs son Productos de la Glicación Avanzada, son importantes promotores del envejecimiento en el cuerpo, y también de los comienzos de muchas enfermedades crónicas uno de los mayores factores en la diabetes, enfermedad cardíaca y otras más.
Los Productos de la Glicación Avanzada provienen de dos fuentes principales:
• De nuestra dieta (PGAs Exógenos)
• Producidos internamente en el cuerpo (PGAs Endógenos)
Cualquier alimento que esté dorado o tostado como el pan tostado, la carne dorada o a la plancha, el tocino, las galletas crujientes, papas fritas, etc., contiene PGAs. Se forman cuando los alimentos se doran con calor al asar, freír o cocinar a la parrilla. La cocción de alimentos a altas temperaturas sin agua o líquidos (como en la fritura) hace que los azúcares del alimento se adhieran a las proteínas o grasas para formar PGAs.
Es probable que cualquier alimento con alto contenido de grasa, proteína o azúcar forme PGAs cuando se cocina sin agua. Usar agua para cocinarlos (cocer al vapor, escalfar o hervir) ayuda a evitar que los azúcares se adhieran a las proteínas y grasas y, por lo tanto, a evitar la formación de PGAs.
Cocinar a baja temperatura también ayuda a disminuir los PGAs. Y, por supuesto, comer una parte de tus alimentos crudos también disminuye la cantidad de PGAs que consumes.
A los alimentos procesados, envasados, con frecuencia se les ha añadido PGAs para mejorar su sabor y hacer que la comida se vea más atractiva. El color caramelo es un buen ejemplo de esto. La lista de alimentos con PGAs añadidos incluye las donas, pasteles, galletas, chips, refrescos de color oscuro e incluso la cerveza negra.
Si bien es importante tratar de reducir lo más posible tu consumo de PGAs exógenos de los alimentos dorados, ten en cuenta que también puedes ayudar a contrarrestar sus efectos en tu cuerpo consumiendo una dieta rica en antioxidantes.
• Come verduras y frutas crudas, hervidas, estofadas, cocidas lentamente, al vapor. Cuando cocinas al vapor incorporas agua al proceso de cocción, lo que detiene la glicación.
• Evita todos los alimentos procesados. No sólo son tienen mayor contenido de azúcar, sino que a menudo tienen colorante de caramelo y otros aditivos ricos en PGAs para mejorar el color y la apariencia.
• Evita los alimentos dorados, asados, a la parrilla, caramelizados, o fritos. Si está dorado o dorado oscuro, muy probablemente contiene PGAs.
• Evita los refrescos de color oscuro, la cerveza negra y cualquier cosa que tenga colorante de caramelo.

Combate los PGAs con Estos Alimentos:
Todos los alimentos de bajo índice glicémico no elevan mucho el azúcar en la sangre.
Col rizada, berza o espinaca
Tomates
Zanahorias
Camotes
Pimientos rojos, amarillos o verdes
Brócoli, coliflor, coles de Bruselas
Alcachofa
Bayas
Cerezas
Kiwis
Ciruelas
Uvas rojas o blancas
Frijoles
Té verde, blanco, negro y rooibos
Canela, Clavo y Cúrcuma

• Especias - las especias como la canela, cúrcuma, jengibre y cayena, contienen poderosos antioxidantes y también compuestos que ayudan a controlar la respuesta de azúcar en la sangre a las comidas


Algunos de los anti-inflamatorios más picantes para añadir a la comida son los chiles - incluyendo jalapeños, habaneros y pimientos de cayena. Los chiles, en todos sus tipos, contienen capsaicina (cuanto más picante sea el chile, más capsaicina contiene), que  es un potente inhibidor de una sustancia que causa inflamación en el cuerpo. La capsaicina también ayuda a acelerar el metabolismo y a quemar grasa.


Los tés verde, blanco, oolong y rooibos contienen potentes catequinas, bioflavonoides y polifenoles que reducen la inflamación y limitan la producción de radicales libres. Beber dos tazas de esta clase de tés al día puede reducir la inflamación de manera significativa, y además añaden potentes antioxidantes que combaten el envejecimiento y la enfermedad.

La vitamina C es uno de los nutrientes responsables de la reconstrucción y mantenimiento del colágeno. Y las investigaciones sugieren que las personas que no reciben suficiente vitamina C pueden tener un riesgo mayor de desarrollar artritis.
Una razón más para incluir alimentos ricos en vitamina C, como la guayaba, pimiento (amarillo, rojo, naranja y verde), naranjas, toronjas, limones, limas, fresas, piña, brócoli, tomate, kiwi y coliflor - como parte de tu dieta diaria.
Aceite de oliva extra virgen
Semillas de linaza
Semillas de Chía
Semillas de Cáñamo

Aceite de coco
Perejil
Canela
Romero
Albahaca
Cardamomo
Cebollín
Coriandro

Varios Alimentos Antiinflamatorios
Chocolate (70-75% o más de cacao para reducir el azúcar y maximizar los antioxidantes)
Uvas rojas o negras
Kelp
Hongos Shiitake (y todos los demás hongos)
Papaya
Piña
Brócoli
Coles de Bruselas
Coliflor
Arándanos azules
Chiles

Una de las mejores grasas saturadas anti-envejecimiento es una grasa que proviene del aceite de coco.
El aceite de coco se compone predominantemente de ácidos grasos de cadena media (AGCM). Las moléculas de la grasa son de diferentes tamaños y eso marca la diferencia en la forma en que se utilizan. Las grasas se componen de ácidos grasos de cadena larga (AGCL), ácidos grasos de cadena media (AGCM) y de ácidos grasos de cadena corta (AGCC ).
La mayoría de las grasas y aceites en nuestra dieta, ya sean saturadas, monoinsaturadas o insaturadas, o proceden de animales o plantas, se componen de ácidos grasos de cadena larga (AGCL) Entre el 98 y el 100% de todos los ácidos grasos que consumimos son AGCL.
El aceite de coco contiene la fuente natural más concentrada de AGCM disponible en nuestra dieta. Puesto que nuestros cuerpos procesan los MCFA de manera diferente, los efectos del aceite de coco son únicamente diferentes de los de otros aceites.
De hecho, el aceite de coco se utiliza para ayudar a tratar problemas de salud, incluyendo la pérdida de peso, problemas de la piel, alergias, inflamación, enfermedad de Alzheimer, demencia y para fortalecer el sistema inmunológico.
Estudios científicos han demostrado que el aceite de coco también tiene propiedades anti- microbianas, anti -hongos, y antivirales y es eficaz contra cándida, el sarampión, la giardia, listeria, (patógenos comunes de intoxicación alimentaria), estafilococo, y Helicobacter pylori (bacteria responsable de las úlceras estomacales) e incluso está siendo utilizado y estudiado para ayudar a mantener la salud y los sistemas inmunológicos de los pacientes con VIH/SIDA.
En realidad, el aceite de coco virgen tiene un efecto beneficioso en la reducción del colesterol total, triglicéridos y lipoproteínas de baja densidad (LDL- colesterol malo), por lo que es bueno para los vasos sanguíneos y el corazón.
Los investigadores están analizando ahora la excitante posibilidad de usar el aceite de coco como tratamiento no sólo para la enfermedad de Alzheimer, sino también para la enfermedad de Parkinson, enfermedad de Huntington, esclerosis múltiple y esclerosis lateral amiotrófica (ALS o enfermedad de Lou Gehrig), la epilepsia resistente a los fármacos, y la diabetes.
Evidentemente, como podarás ver, esta grasa saturada tiene excelentes propiedades anti-envejecimiento.

ver aquí recetas antienvejecimiento http://saikurecetas.blogspot.com.ar/2017/04/ideas-para-planes-de-comida-anti.html

El cambio más importante que puedes hacer en tu dieta es sustituir todos los aceites vegetales refinados (aceite de soya, aceite de maíz, aceite de cártamo, aceite de girasol, etc.), margarina, mantequilla o aceites hidrogenados que puedes estar usando ahora para preparar tu comida, por grasas saturadas saludables como el aceite de coco virgen,  y aceite de oliva extra virgen.

Por Catherine Ebeling RN, BSN
y Mike Geary, Especialista Certificado en Nutrición

No hay comentarios:

Publicar un comentario